sábado, 24 de diciembre de 2016

Fiestas



Palomas de ceño fruncido
y desconfianza en los ojos
¿Dónde buscar migas de paz
si en todos los rincones  del mundo
alguien suplica piedad
y nadie responde?

Los hombres se preparan
para los festejos
y ellas
-ocultas en sus nidos-
no logran entender



domingo, 11 de diciembre de 2016

Trip: cuando no estoy en mí




El rumor de mil voces en diversos idiomas
se apaga.
Como se apaga todo lo que sea yo
mi nombre, mi ropa, mi historia.
No queda nada
más que este hundirse
 en un reflejo  infinito.


Jardín de las tullerías, noviembre 2016

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Flying

 photo 20161113_181837.jpg



De todo esto yo soy el único que parte....

Y me alejo de todo, porque todo
se queda para hacer la coartada:
mi zapato, su ojal, también su lodo
y hasta el doblez del codo
de mi propia camisa abotonada.

París, Octubre 1936, César Vallejo




A fuerza de remolinos
de adioses y bienvenidas
-incluso sin moverme de mi propio rincón-
las distancias marcadas en el mapa
carecen de valor

Sin embargo
una vez más
parto
en cuerpo y alma
hacia el sueño. 




domingo, 2 de octubre de 2016

Flores olvidadas en los libros




Para llegar hasta la frase del libro que buscaba tuve que demoler dos telas de arañas. Cuánto tiempo sin pasar por la letra A…
Es que la vida te deja elegir dos o tres caminos pero, generalmente, te va empujando hacia donde quiere. Y la biblioteca quedó en las sombras.  
El tiempo en porciones. Un poco lo usé  gastando las yemas de los dedos en  fa- si bemol- la  bemol- sol bemol- la bemol- sol bemol- fa. Notas de Tiersen mientras la muerte se entretiene en otros pentagramas.
Otro poco se fue diluyendo entre las “crónicas” diarias de un mundo tan brutalmente humanizado que ya no asombra. Qué otra cosa es el hambre o el asesinato o la violación sino la acción de un hombre sobre otro. Trump, Isis, 32 % de pobreza en Argentina.

Vuelvo a la búsqueda. Al libro.
Subrayados de un pasado arcaico. Y papelitos. Y flores.
En el interior de Compañía de Beckett un cartón que dice “Copa de leche. Bono contribución. 2002.”
En Páginas escogidas de Artaud  el recorte de una revista “A diez años de la muerte de Borges”
En El juguete rabioso de Arlt  una  pequeña tarjeta celeste y blanca y letras en negro “Ayuda a excombatientes de Malvinas”
Una rosa blanca en el libro que buscaba. La guardé, es un hecho, pero… ¿Qué significaba?  No es de alguna tumba conocida… ¿O sí?  ¿De algún amor sin tumba?
Esta maldita memoria que me traiciona y me paraliza  porque, como dicen, “el tiempo es eso que transcurre entre un recuerdo y otro”.

Mejor no sigo con estos libros tan parecidos a la caja de Pandora destinados a desatar  recuerdos  y olvidos.

Regresen al tejido, arañas.


Fa- sib- lab… 

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Refugiarse en el centro de una flor



Es septiembre y paró de llover.
Sobre la vereda, una veintena de lombrices muertas. Huían de una muerte segura ante la inundación de sus cuevas. Se arrastraron hasta que el sol las secó.
Esa cosa del destino inexorable.

 “y la tristeza se hace tan grande
que la oigo en mi reloj”

Sin darme cuenta me estaba contando breves escenas de mi vida. ¿Recurrir al pasado con el propósito de mantenerme viva? ¿Qué nuevas experiencias… qué voces?
Me veo  a través de la ventana…  cuánto silencio en esa mujer, me digo.
 El ojo humano ve solo  cáscaras. 

Como mudarte y seguir buscando la tecla de luz en la pared incorrecta. Así la fe, el amor, la rabia: un hábito.


Primavera en este rincón del mundo. 




lunes, 8 de agosto de 2016

Pokemon Go

pikachu photo pikachu.jpg



Abscisas y ordenadas 
un punto en el espacio
un choque de haces de luz
de palabras malentendidas
los ojos que buscan
un leve gesto de compasión

No hay
si tan sólo abundara el silencio y no este estallido de voces vacuas
y la ruina
y los monstruos de colores

¿Una app que arranque la mierda de los corazones?
¿Otro dios?

Yo/tú/él
nosotros/ustedes/ellos  
fue el principio
será el fin.

Cazadores habilitando el GPS.
Y demasiadas presas que olvidaron cómo
o a quién rezar.


Per omnia saecula saeculorum



martes, 5 de julio de 2016

Julio 4: Recortes





Una foto arrancada a la esquina de calle 3 y 39.  

Pasado:
Ella sólo cuidaba el jardín. Y mis manos… porque una vez (el recuerdo aún arde) apoyé mi mano sobre una pared rugosa – de esas que están maquillada con pequeñas piedritas y trozos de vidrio- sin advertir que aplastaba a una gata peluda. Creo que grité y lloré del dolor. Desde ese día, mi abuela redobló el esfuerzo: una búsqueda diaria entre las plantas. Cuando encontraba  alguno de estos seres extraños – miniaturas casi idénticas al verdadero gusano loco del parque de diversiones- lo metía en un viejo tarro de lata, lo rociaba con alcohol fino y prendía un fósforo. Una leve explosión. En el fondo del tarro, eso bicho que había sido verde claro se iba oscureciendo hasta el marrón.  Un poco de alcohol y el mundo era más seguro.
También protegía al pequeño jazmín de los terribles caracoles. No sé si era el mismo tarro pero para deshacerse de ellos bastaba un poco de sal fina. Los caracoles escupían una espuma espesa hasta quedarse inmóviles.
No recuerdo haber visto placer en sus ojos frente a estas matanzas. Era su modo de cuidar: al jazmín y a mí.

Presente: rasgo de moralidad. Un video de difusión hecho por el Estado Islámico. Apenas contables, más de veinte cuerpos mutilados de soldados. Cabezas sin torsos y viceversa. Eso sí: la imagen está editada, “desenfocada”  allí donde se ven partes de cuerpos desnudos. Pudor absurdo.

Futuro: Seguirá lloviendo mientras decimos adiós al sabor de las cerezas.  

Todo  junto, apretado entre las curvas -sin guard rail-  del  cerebro…en este instante.  

sábado, 18 de junio de 2016

O sea... Nada, en comparación.

 photo a706ce87-61b8-4b86-a4d7-0c952c76c584.jpg


*A medio camino entre un film de Kusturica y uno de Tarantino, la escena del ex secretario de obras públicas revoleando bolsos con millones de dólares, a través de las paredes de un convento, a las cuatro de la madrugada, nos  dibuja a muchos de nosotros la amarga sonrisa  de la confirmación.  ¿Sabés que tira junto a los bolsos? Tira tu no-techo de losa y te deja con cuatro chapas podridas. Tira tu no-asfalto y te deja el barro que se te mete hasta el alma. Tira tu fe en los gobiernos “populares”.

*Nunca había sentido con tanta violencia el paralelismo de espacios y tiempos. Mientras ese hijo de mil putas pide cocaína y se hace el alucinado otros cientos de hijos de puta se hacen los sorprendidos.
Esto, acá.
*Allá, en uno de los mundos paralelos llamado “Pulse”, alguien saca su fusil  Sig Sauer MCX  y comienza a disparar haciendo “blanco” exacto en 50 personas y mejorando la performance electoral de un tal  Pato Donald Trump.
*Un poco más a la derecha del mapa  un caimán de Disney  se roba un pequeño niño de las manos de sus padres quizá como acto de “justicia” por la muerte de otro compañero de cautiverio, el gorila del zoo. (Lástima que siempre en estos intercambios  paga la persona equivocada.)
*En la primavera mediterránea, el mar se puebla de barcos, delfines y cadáveres abandonados que alguna vez fueron madre amasando pan, hijo jugando con una pelota, padre buscando refugio entre los escombros. El vaticano propicia la creación de más cuadrillas juntacadáveres mientras estrecha la mano de uno y otro bando hacedores irrefutables de todos los conflictos.  
*la lista de espacios y tiempos es infinita. Quizá tus tiempos sean un paso de comedia  u otra tragedia más.
 Hasta aquí,  este  junio congelado. Y mi fiebre. Y la falta de electricidad. Y la carrera sin GPS. Y otro duelo consagrando mi experiencia en los círculos del amor fallido. 


O sea… nada en comparación. 

viernes, 3 de junio de 2016

Compañías

 photo CAM02058.jpg



“En los lugares más improbables, al norte, al sur, al este y al oeste, uno encuentra individuos solitarios que  saben, gracias a los libros, que existen lugares en lo que no estarían solos pero que no tienen ninguna oportunidad de vivir en dichos lugares y solo muy de vez en cuando pueden hablar con alguien como ellos.”
La conquista de la felicidad, Bertrand Russell




-¿Hay alguien allí?
-…
-¿Sería tan amable de decirme que ve a través de los vidrios de su ventana?
-…

Y así, en una conversación a milímetros de la absoluta locura intento descubrir si hay otra persona, parecida a mí, que se haya detenido a escuchar  el último adiós de las hojas a los pies de un árbol.  

Seríamos dos que ya no están solos.

sábado, 28 de mayo de 2016

Dicha

 photo maymoon.jpg


“El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre. Hay que imaginarse a Sísifo dichoso.”
Albert Camus, El mito de Sísifo

Tengo frío y no he llegado a la cima
¿Quién le quitó la piel  a todas las tristezas
dejando en carne viva sus raíces absurdas?

Busco un suéter viejo para cubrirlas
Aceite de sándalo para perfumarlas
mi dark jazz preferido para que vibren junto al saxofón.

No hay caso
siguen derrochando sinsentido
y esta niebla de otoño sosteniendo la mirada!
y esta luna de mayo alumbrando el destino dichoso
de ser Sísifo
o la puta piedra.


viernes, 13 de mayo de 2016

Avenidas

 photo DSC01531.jpg



Caravanas de autos a más de cien kilómetros por hora que te obligan a fijar la vista  en el frente o el centro del retrovisor. Te empujan;  Te llevan siguiendo un ritmo impuesto por la rutina.   Distraerse puede ser una fatalidad.
Y dejas pasar el estallido del otoño en la copa de los árboles, el ocaso y tu propio deseo de detenerte y grabar esa imagen.

  “Quizá mañana” murmurás; pero no es el “mañana” de la niñez que te hacía dormir soñando futuros. Es eso otro mañana del pendiente frustrado, sabiendo que, probablemente, el sol no ilumine sobre el mismo ángulo, o llueva o un viento violento arranque las hojas o tus ojos ya no estén para mirar.

Así. En todo. Medidos, empujados, llenos de pendientes.

No.




viernes, 6 de mayo de 2016

En todo, una melodía

chopin photo mi desgracia.jpg



“La música expresa todo aquello que no puede decirse con palabras y no puede quedar en el silencio.” Víctor Hugo



Las cartas. “Mi desgracia”, escribió Chopin. Y fue vals.

Semáforos en rojo  y el vuelo de gorriones entre los autos
dos monedas que apenas caben en una pequeña palma sucia
a cambio de un santo desconocido y una mínima sonrisa

Allí
En los ojos que se cierran rogando  por un mañana donde todo, aún, esté de pie
La calle, la casa, los amigos;
Donde el sol no tenga las ojeras causadas por las bombas

Melodía la que ejecutan las velas desplegadas
y ese cortejo de vientos y delfines
que asisten al funeral de sus fantasías, mar adentro.

También
en las yemas de los dedos sobre la piel desnuda
en el coraje de releer la propia historia
mientras un coro de hojas otoñales
y un grave listado de pasiones en sepia
cantan en mi corazón

en todo existe una melodía…
Sigo buscando.


viernes, 29 de abril de 2016

Ruzica si bila: Goran Bregovic

 photo goran20013.jpg


Por breves instantes no hubo nada más que una  melodía  acariciando el corazón.

Todos conservamos el recuerdo de una rosa.





Goran Brevogic, Buenos Aires, 27 de abril de 2016. 

sábado, 23 de abril de 2016

Motivos

 photo dc7cbcff-2220-4dcb-a154-c96a03a2d045.jpg


"Yo escribía para que ella me quisiera más" Fernando Savater

Abril sigue dibujando una lluvia monótona sobre el pentagrama. Manchas de humedad allí donde arrinconamos momentos pasados. Hongos en lugar de jazmines y la caradurez de la luna llena asomando, fugaz,  entre montañas púrpuras.

Ubico al monstruito junto a  los hongos para tomarle una fotografía. Él y yo, frente a frente,  como garantía de existencia. 
 
Pero él se va. ¿Cómo saber si todavía estoy?

Hago un esfuerzo y me cuento entre mis cosas hasta un poco antes del amanecer,  después me duermo pensando en ese otro mundo en el cual no vivo.


Quizá un día, finalmente, despierte lejos de mí. Sin esta lluvia, sin estos hongos, sin estos monstruos  y convertida en la melodía que siempre quise representar porque, yo también, escribo para que me quieran más.

viernes, 15 de abril de 2016

 photo visitas.jpg



Haec, inquit, ego non multis, sed tibi…

Solo una araña melancólica interpelándome  a través de una confusa y laboriosa tela:
-Y si ese jardín de la niñez no hubiese tenido un pequeño jazmín cada verano...Y si ese tren no hubiese llegado vacío a la estación…Y si  alguien hubiese contestado el teléfono…Y si no te hubieses obligado a sonreír ante cada cachetazo del destino, ¿Serías capaz de escucharme?
Balbuceo.
Insiste y redobla su dosis de veneno.
-¿Buscaste esta soledad?
Yo, que aprendí a interpretar los signos de la cobardía tallados en las proas que navegan a millones de años luz y, también, los fabulosos silencios, le contesto: 
-¿Qué soledad? Mis acompañantes jamás se anuncian con campanadas; Entran, invaden, huyen o se acomodan en algún rincón, para siempre. Soy como el viejo piano llovido y llorado por Chopin esperando la oportunidad para resucitar una balada. Y vos, una compañía más.


domingo, 10 de abril de 2016

Paradiso

taxes photo mossack.jpg
Because taxes are for poor people




Beatrice luce un par de Louboutines blancos. Tacones de  doce centímetros que apenas replican en las escaleras de mármol. Dante la acompaña dos escalones más abajo. Huele a orquídeas negras con notas de euros.
Paraísos fiscales. Cuando las estrellas fijas solo les importan a los pobres soñadores.
Dinero privado y dinero público: todos los billetes en los mismos canastos de la lavandería global.
Mientras tanto, en el infierno terrestre, te cobran impuestos con el hambre de tu madre, el dengue de tu amigo, un misil en el hospital público. Pagas los impuestos comprando pan y leche o tratando de rescatar el cadáver de un niño ahogado en la playa.  
El efecto mariposa es este polvillo de miseria cada vez menos selectiva que cae sobre nuestras cabezas mientras los intocables suben a sus helicópteros en la cima del  Burj Al-Arab.
¿Cuántos “papers” más soportaremos los infernícolas, mansamente?  


#Everywherepapers 

viernes, 1 de abril de 2016

Piadosa

 photo Niebla.jpg


Y llega la niebla
respirando piedad
 sobre mi cuello.
Esa piedad que pretende
cubrirlo todo
para que la vida
sea una cama caliente
la cena de navidad
un par de anteojos de sol.

Esa piedad
que la niebla escupe
en mi rostro
queriendo desdibujar
un mapa trazado con sangre de niño

La observo extenderse
más allá de mi ventana
quizá  hasta tu propia mente
tornando borrosas  
las viejas voces
que te juraban amor.  

La piedad de la niebla
desea esconder
entre tantas curvas grises
el dolor de los brillantes perdidos.

Querida niebla: No pierdas el tiempo

 No lo intentes conmigo. 

lunes, 28 de marzo de 2016

Súplicas en Tránsito

 photo DSC00772.jpg
Él me suplica
yo te suplico
y vos suplicás
oculto bajo tu capucha

Una cadena infinita
de infelices
con el amor gastado.



Como descubrir
una bella melodía
y escucharla
escucharla
escucharla
hasta que se gastan las notas
las corcheas
las claves de sol
hasta que el pentagrama
se transforma
en la cuerda de una horca
o en  un candelero
del que cuelga ropa mojada

Así se gasta el amor
como los zapatos del predicador
la paciencia del pueblo hambreado
los asientos de los micros
o las estampitas
en la puerta de un hospital.

viernes, 18 de marzo de 2016

Spoiler

 photo newFB_phixr.jpg



El mundo es el infierno, y los hombres se dividen en almas atormentadas y diablos atormentadores. Schopenhauer


  Equivocada. Creía en pequeños paraísos con esa fe de cautivo sintiendo los pasos del carcelero. En sus manos un plato de sopa para el alma. Aun fría. Aun preparada con las propias entrañas. O con entrañas ajenas, qué más da.  Un mínimo brillo entre tanta tiniebla.

Hace tiempo descubrí cómo termina Todo. Siempre.

No se sale de los círculos salvo partidos en mil pedazos o ilusionados con la próxima víctima.


Rehacerse o  diseñar otra cacería: únicas opciones, hasta el infinito. 

lunes, 14 de marzo de 2016

Caracolas: capítulo final de una biografía

 photo 3a451fb7-d7d0-4b51-a2db-b279714a4569.jpg



[…]Es como en la vida, todo el mundo lo dice: el que habla, el que cuenta su pena, se libera. Y el tipo mudo, el tipo taciturno, es el que se destruye, el que se derrumba o comete un crimen tal vez. Pero hablar te libera. Escribir es lo mismo. Son cosas muy evidentes, pero yo las he experimentado. Conque digo a todo el mundo: publique su manuscrito, qué más da, en último caso le sentará bien y todas las obsesiones de que habla tendrán menos importancia para usted[...]
                                                                                                                                                             E.M.Cioran

  Mi deuda con Cioran será eterna. Lo sé.
  Entre mis escritos inconclusos quedaban dos historias importantes. Los muertos desentonan, novela abandonada en el 2009, año en el que se  suicidó mi maestro y  Arc du ciel: biografía de una inexistencia, una nouvelle biográfica y completamente inverosímil  según el canon. Y sin embargo, tan real.  
   De la Segunda Parte de la Biografía  dejo el capítulo final.   

                                                   CAPITULO IV
                                                      Caracolas
                                                                            “Cuando algo termina, termina”

                                                          1
 Juliete no pudo encontrarse cara a cara con  la mujer rubia que la buscaba en la recepción del hotel. Regresó a  Buenos Aires sabiendo que ella tenía la clave.
Puede decirse que la almiranta la  entretuvo alejada de su mundo, disfrazando la realidad.   ¿Acaso, de haberse visto frente a frente,  le hubiese dado pruebas de la existencia de Alex o bandini?
  “desenrutar” al Sr. J.
  Juliete aceptó y leyó cada una de las frases que la almiranta envió a través del chat. Alex vivía en algún lugar… y  casualmente, había desaparecido del “mundo” el último verano.
  Las brutales coincidencias eran  solo un intercambio entre tres. El Sr. J vivía al margen de toda esta historia, repartiendo su vida entre la comunidad, su trabajo y su barco.
 Algo así: el Sr. J. escuchaba La Mer, y le transmitía su emoción a la almiranta. La almiranta la compartía con Alex/bandini y él, en su rostro de river se la enviaba a la “amada” de turno.   Lo mismo con los rizos o los vientos sobre el mar.
  “Ordenar los datos aleatorios”, exigía la almiranta.
                                                           2
     Ella sabía que Juliete no mentía y que no había un interés económico de por medio.  Y  Juliete confirmaba que había llegado a la puerta de la verdad. No había más juego. El ajedrez que tanto apasionaba a river y al Sr. J y, por qué no, a alex/bandini, se había convertido en un tablero fantasma. Un cementerio de antiguos actores desangelados, siluetas miserables de otros tiempos, incapaces de volar ni con alas prestadas.
  Alguna conversación más.
   Desenrutado el Sr. J. muchas situaciones eran solo atribuibles a la pura magia. Un abracadabra milenario. Un truco; Pero la almiranta seguía insistiendo en la capacidad de alex/bandini  para vivir la vida del Sr. J.
No quedaba ninguna opción: cerrar el “dialogo” era cerrar una historia dolorosa de infinitos matices y crueles  certezas. Bellos albatros convertidos en tristes curvos desplumados.
Juliete Escribió:
 “Estuve pensando sobre lo dicho en nuestra última conversación.  Lamentablemente descubro que nunca signifiqué nada para el creador de r.  En ningún sentido. Una más… un rato más… (Y se me siguen cayendo las lágrimas… pero ya pasará). Te contaba que tengo cientos de líneas escritas  dedicadas a él. Cuando dejó de escribirme con esa “distancia incierta” seguí enviándole pequeños mails para que supiera que estaba allí, esperándolo. A fines del 2010 descubrí ese blog. de En memoria… Yo sentí esa muerte. Lloré esa muerte y padecí la incertidumbre de  no saber qué le había pasado. Di por clausurada la habitación  para almacenar cerezas (que era de ambos) y comencé a escribir diálogos para una despedida. El último texto es del 2012… Tiene una canción de Vinicius de Moraes ( Sem Voce, yo sí soy melómana) y un breve texto en el cual, tras descubrir varias mentiras,  aún creía que me había querido un poco. Pensaba en las personas y los personajes… Creía que había una persona llamada Heribert Costa… y creí que  r. (o rvr como solía llamarlo yo) era uno de los personajes más adorables del mundo. Una fuente maravillosa de palabras. Quizá te parezca que ofrecí poco. Las palabras son mi mayor tesoro. Ese era el pacto. Eso cumplí. Me dijiste que el creador de river no  navega el mediterráneo  ni pasea pequeñas mascotas; ojalá haya sido solo una actuación y eso no le importe porque me apenaría… Me dijiste que el creador de r. no está enfermo… Habiendo sufrido tanta enfermedad y tanto dolor por estas tierras, eso me alegra.
Quizá uno muera sin saber lo que ha significado para otros.
Quizá a los otros no les importe saber lo que sentimos por ellos.
 De todos modos, sé que el creador de r. siempre supo dónde encontrarme y no lo hizo… Ahora tengo bien en claro que no he significado nada. Encontralo…
Encontralo y decile, por favor, que mi amor era verdadero aunque solo estuviese sustentado por palabras; palabras entre las que se encuentra MAÑANA la palabra de Jack… Y él sabe que mañana significa Cielo.”
                                                              
                                                      Epílogo

   En música, los silencios son tan importantes como los sonidos.
  Quizá Bandini, que robaba con tanta maestría los instantes de la vida del Sr. J,  pueda crear algunos acordes matizando tantos silencios y así convertir esta historia en una canción.
  Ellos tienen la llave.  Juliete, la verdad. Y  la verdad nunca es una victoria menor.
  Mientras la almiranta  y el  Sr. J  se preparan  para las nuevas regatas, Juliete imagina su próximo septiembre, a orillas del Mediterráneo, deshaciéndose de todas las palabras.
  Llegará ese instante. Lástima que la almiranta no le haya obsequiado la tobillera de caracolas que lucía en su pierna derecha ese verano en Menorca y que, quizá, aún conserve como  recuerdo;  tobillera que sí le había ofrecido  arc_du_ciel a través de una fotografía con un imponente faro de fondo.    Sería todo un símbolo arrojarla al mar. Algo así como poner una rosa sobre la tumba de river costa, aunque nunca sepamos quién fue el verdadero muerto.

FIN 

P.D: En breve el otoño por aquí. Y las dos historias terminadas. “Liberada” diría el filósofo.

Gracias. A tu salud, Federico.