viernes, 29 de julio de 2011

People are strange ( The Doors)


People are strange when you're a stranger 
Faces look ugly when you're alone 
Women seem wicked when you're unwanted 
Streets are uneven when you're down
When you're strange 
Faces come out of the rain 
When you're strange 
No one remembers your name 
When you're strange 
When you're strange 
When you're strange
People are strange when you're a stranger 
Faces look ugly when you're alone 
Women seem wicked when you're unwanted 
Streets are uneven when you're down
When you're strange 
Faces come out of the rain 
When you're strange 
No one remembers your name 
When you're strange 
When you're strange 
When you're strange
When you're strange 
Faces come out of the rain 
When you're strange 
No one remembers your name 
When you're strange 
When you're strange 
When you're strange











miércoles, 27 de julio de 2011

Штиль (Schtiel, Calma)


Штиль… Ветер молчит,
Упал белой чайкой на дно…
Штиль… Наш корабль забыт,
Один, в мире, скованном сном…
Между всех времён,
Без имён и лиц
Мы уже не ждём,
Что проснётся бриз!
Штиль… сходим с ума,
Жара пахнет чёрной смолой
Смерть одного лишь нужна —
И мы, мы вернёмся домой!
Его кровь и плоть
Вновь насытят нас,
А за смерть ему
Может, бог воздаст!..
Что нас ждёт?.. море хранит молчанье,
Жажда жить сушит сердца до дна,
Только жизнь здесь ничего не стоит
Жизнь других, но не твоя!
Нет, гром не грянул с небес,
Когда пили кровь, как зверьё…
Но нестерпимым стал блеск
Креста, что мы Южным зовём…
И в последний миг
Поднялась волна,
И раздался крик:
«Впереди Земля!»


(calma - el viento está silencioso
calma- ha caído como una blanca gaviota hacia el fondo
calma - nuestro barco está olvidado.
Solo, en el mundo anclado por un sueño.
A través de todos los
tiempos
sin nombres ni caras.
¡Nosotros no vamos a esperar nunca más
a que se levante la brisa!
Calma - ¡si!
nos volvemos locos
el calor huele como la negra brea.
Sólo uno debe morir
y nosotros, nosotros volveremos a casa.
Su sangre y carne
nos llenará otra vez
y por su muerte
quizá Dios nos recompense.
Sobre lo que nos espera, el mar guarda silencio.
La sed de vivir lleva a los corazones hasta el fondo.
Pero la vida no cuesta nada,
la vida de otros, ¡pero no la tuya!
No, el trueno no estalló
en el cielo
cuando bebimos sangre cómo bestias,
pero se vuelve insoportable el brillo
de la cruz que nosotros llamamos del sur.
Y durante el último
instante,
la ola creció
y un grito fue escuchado:
"¡tierra a la vista!"

Aria:



Rammstein:



Symfomania:

lunes, 25 de julio de 2011

La Noche de los parlantes rotos

Arman, La Bibliothèque D'Alexandrie (Violons calcinés) 


                              

"La música era un gran ruido metálico que golpeaba los tímpanos,             
 hasta que no podía reaccionar; llenaba la sala  hasta estallar”                                           Walter Hornung [i]


Que esa noche no hubiésemos dormido por las interminables vueltas que dimos alrededor de la ciudad, entrando y saliendo de bares y negocios, no fue el  motivo para  creer que todo lo que veíamos era un sueño. Parecía un sueño porque la distancia entre nosotros y  esos desconocidos había quedado anulada al punto de sentirnos mudos, como esos esqueletos, de los cuales sólo nos diferenciaban las mochilas que cargábamos.  

A las ocho, frente al hotel, nos esperaba el autobús. Veintiún asientos  y  el recorrido  que marcaban todos los mapas de turistas. De X a C  dos o tres niños corrían a la par de las ruedas traseras, saludaban, y sus  manos se disolvían entre la polvareda y el combustible  que iba perdiendo el viejo Mercedes. De C a F otros niños, el mismo juego. 
En el kilómetro 55 de la ruta a la capital, el chofer se detuvo y dobló hacia la derecha. Un simple cartel montado sobre maderas, escrito con brocha y alquitrán.

La guía recitó unas par de palabras cortas donde las íes ocupaban todos los espacios. 
- Para los que no entienden el idioma- dijo- la traducción sería algo así como:

A la orilla de todo estupor
Vuelven las gotas de lluvia
Delineando este silencio
Que me cuesta recordar.


“¿Cuántas veces habrá contado la misma historia a contingentes de extranjeros?” se preguntó Erika, sentada junto a la ventanilla, mientras le tomaba una  fotografía al cartel. El poema le sonaba a gotera, me susurró. A mí, a canto de pájaros.
- Es una estrofa  de la última  canción que se recuerda en este pueblo-continuó- Su autor es desconocido y  se cree fue compuesta la última noche de cautiverio. Aquí ya no quedan músicos y los  pocos habitantes que permanecen se fueron deshaciendo de todos los instrumentos.
No era muy alta pero se distinguía  entre los primeros asientos por el color de su ropa, algo así como la bandera de “Nunca jamás” ceñida  a un ancho mástil. Iba  relatando la historia  de esta parte del pueblo, como si  la leyenda hubiese estado marcada por cuadros de super 8.
- Conocida como la noche de los parlantes rotos-siguió  la guía, con voz  lenta, casi uniforme, salvo las palabras que subraya silabeando -los testimonios que dejaron los SO-BRE-vivientes coinciden en afirmar que esa, como TAN-TAS otras noches, la MÚ-SI-CA inundaba toda la sala, haciendo más ES-PE-SO el aire y más VIO-LEN-TO el frío. Intentaban dormirse  para no PEN-SAR. Llovía. Muchos no se dieron cuenta del SI-LEN-CIO hasta entrada la mañana. Muchos habían MUER-TO como solía ocurrir, sin haber podido escapar  de las SIN-FO-NI-AS   escritas sobre pentagramas de restos Ó-SE-OS.  Nadie se animó a salir hasta  que abrieron la puerta  y una luz sin sol  recorrió los rostros, las paredes y los parlantes. ¿Qué PA-SÓ? Se preguntaban, en voz baja, unos a otros.  En fila, una vez más, abandonaron  la sala pensando en parlantes rotos, en falta de electricidad, en la enfermedad del encargado de la radio y los discos, ese que se paseaba  por el campo golpeando el alambrado para ver su resistencia, ese que acariciaba  a su PE-RRO o cortaba una FLOR para su amante, disfrutando del aire libre mientras el encierro EN-VE-NE-NA-BA  hasta las caries de los sin-NOM-BRE. “

El autobús estacionó frente a un edificio gris.
- Esta es una antigua escuela,- señaló- Aquí se pueden tomar  fotografías. Como se  aprecia,  quedan algunos altavoces colgando de las vigas.
No sé si estaba permitido, pero pasé los dedos sobre una pared tallada. Una hilera uniforme de líneas y números. Un contador improvisado.

- Esas marcas- la voz de la guía en mi espalda- se repiten en muchas de las paredes de éste y otros edificios que visitaremos. Para algunos son noches. Para otros, hambres. Y por qué no, ausencias. El próximo lugar será  una fábrica, hoy abandonada, que fue utilizada para producir los más diversos artículos, entre ellos,  ropa usada,  maletas de memorias ajenas, incluso  los alaridos de los zapatos sin dueño.

Caminamos por la calle principal del pueblo. Todas las casas tenían las puertas y las ventanas abiertas pero ningún sonido escapaba  a través de ellas, sólo siluetas húmedas e indiferentes que sobrevivieron a “los últimos cien”, “los últimos mil”, “los últimos  cien mil” de una cuenta imposible.

- Hasta esta parte del pueblo- nos dijo, indicando un pequeño monumento- fueron traídos todos los instrumentos, los discos, las radios. Hasta viejas fonolas inutilizadas por el tiempo. Todo fue apilado y quemado cuando los carceleros abandonaron sus puestos. Casi podría decirse que las nuevas autoridades decretaron el silencio.   

Erika se detuvo. Tomó dos fotografías: a la  roca que sostenía restos de violines y   a  la última columna del precario alumbrado callejero. Sin cables, brillaba el esqueleto de un  altavoz.

El paseo por este pueblo terminó. De F a Z  la ventanilla nos devolvía una mueca sin piel.   No sabemos cuanto tiempo nos llevó el recorrido o si la guía de Nunca Jamás exageraba, poéticamente,  la historia.
Algo es cierto, sólo cuando comenzamos a alejarnos  nos pareció escuchar un murmullo, como si los pájaros trinaran los versos del enmudecido poema.



[i] Hornung, Walter o Julius Zerfaß: Dachau. Eine Chronik von Walter Hornung.


Apostillas con altavoces:   



* Durante las sesiones de tortura las víctimas declararon haber escuchado música de acordeón o radio, que era utilizado para tapar los gritos durante las sesiones de tortura. Argentina 1976-1983.  Juicio A las Juntas Militares.




* La música de los programas de radio y de tocadiscos sonaba por altoparlantes instalados en algunos campos. Además de discursos de propaganda, marchas militares y música ‘alemana’, entre 1933 y 1934, los guardias de Dachau pasaban música de Richard Wagner para ‘reeducar’ a los oponentes políticos. En Buchenwald, establecido en 1937, se transmitían conciertos nocturnos de radio alemana por los altoparlantes, lo cual impedía que los prisioneros que  pudieran dormir. Asimismo, se tocaba música de marcha para tapar los ruidos de las ejecuciones.






* Pol Pot implantó durante 1975 y 1979  un régimen para la eliminación de los centros  urbanos. Los habitantes de la ciudad eran Enemigos del Estado. Desaparecieron  el comercio, las escuelas, la literatura, cultura y las religiones. Instalaron  prisiones de tortura en algunas de las antiguas escuelas (la más célebre,  Tuol Sleng, se encuentra en Phnom Penh). Cita obligada para la memoria: El  árbol mágico del cual colgaban los altoparlantes para que la música tapara  los gritos  de los torturados.  Camboya se convirtió en el primer productor mundial de arroz, mientras quienes lo cosechaban morían de hambre y desnutrición. 







*  " Es el momento de cortar los árboles altos” se escuchaba en las radios de Murambi y otras localidades. Sin metáforas, la guerra se desplegó a machetazos. La consigna: aplastar a las cucarachas Tutsis. En cien días fueron asesinadas  ochocientas mil  personas.  “   Ruanda es un país hutu. Somos la mayoría y ellos son la traidora y asesina minoría.  Esto es RTLM de Radio Poder Hutu. Be vigilant friends, ‘watch your neighbors.’” 


* El Líbano, Armenia, Sudán, …  Y la lista continúa



lunes, 18 de julio de 2011

Cuadernos de todo y nada (Macedonio Fernández)





-Mujer, ¿cuánto te ha costado esta espumadera?
-1,90
-¿Cómo, tanto? ¡Pero que barbaridad!
-Sí; es que los agujeros están carísimos. Con esto de la guerra se aprovechan de todo.
-¡Pues la hubieras comprado sin ellos!
-Pero entonces sería un cucharón y ya no serviría para espumar.
-No importa; no hay que pagar de más. Son artificios del mercado de agujeros.

Macedonio Fernández

Tu honor sin par...TO HIS COY MISTRESS- Marvell + Lisa Moore

Brassai, 1944




Had we but world enough, and time,
This coyness, Lady, were no crime.
We could sit down, and think which way
To walk, and pass our long love's day.
Thou by the Indian Ganges' side
Shouldst rubies find; I by the tide
Of Humber would complain. I would
Love you ten years before the Floof,
And you should, if you please, refuse
Till the Conversion of the Jews.
My vegetable love should grow
Vaster than empires and more slow;
An hundred years should go to praise
Thine eyes, and on thy forehead gaze;
Two hundred to adore each breast,
But thirty thousand to the rest;
An age at last to every part,
And the last age should show your heart.
For, Lady, you deserve this state,
Nor would I love at lower rate.
But at my back I always hear
Time's winged chariot hurrying near;
And yonder all before us lie
Deserts of vast eternity.
Thy beauty shall no more be found,
Nor, in thy marble vault, shall sound
My echoing song; the worms shall try
That long-preserved virginity,
And your quaint honor turn to dust,
And into ashes all my lust:
The grave's a fine and private place,
But none, I think, do there embrace.
Now therefore, while the youthful hue
Sits on thy skin like morning dew,
And while thy willing soul transpires
At every pore with instant fires,
Now let us sport us while we may,
And now, like amorous birds of prey,
Rather at once our time devour
Than languish in his slow-chapt power.
Let us roll all our strength and all
Our sweetness up into one ball,
And tear our pleasures with rough strife
Thorough the iron gates of life;
Thus, though we cannot make our sun
Stand still, yet we will make him run.

Andrew Marvell (Inglaterra, 1621-1679)


De tener tiempo y mundo suficientes, 
no sería delito tu recato. 
Dónde ir pensaríamos, sentados, 
y en pasar nuestro amor en largo día. 
Tú, en las riberas índicas del Ganges 
en busca de rubíes; yo, plañendo 
en las ondas del Humber. Te amaría 
desde diez años antes del Diluvio: 
y rehusar podrías, si quisieseis, 
hasta la conversión de los judíos. 
Mi vegetal amor se extendería 
más vasto que un imperio y más despacio. 
Unos buenos cien años yo daría 
para alabar tus ojos y tu frente, 
doscientos adorando cada pecho: 
y quizá treinta mil en cuanto resta. 
Mil años, por lo menos, cada parte, 
si al fin tu corazón se me mostrase. 
Pues, Señora, mereces tal respeto; 
y amarte no podría a menos precio. 

Pero, detrás de mí, yo siempre escucho 
la carroza del tiempo, inexorable: 
y allende de nosotros se dilatan 
desiertos de la vasta eternidad. 
No tendrás todo el tiempo tu belleza, 
ni habrá de resonar en tu sepulcro 
el eco de mi canto: pues gusanos 
probarán tu inmortal virginidad: 
tu honor sin par se habrá tornado polvo; 
muertas cenizas todo mi deseo. 
La tumba es un lugar íntimo y bello, 
pero creo que allí nadie se abraza. 

Por eso, ahora, cuando un fresco tinte 
vive en tu piel cual matinal rocío, 
y mientras tu alma diáfana transpire 
por cada poro fuegos instantáneos, 
vámonos a gozar mientras podamos; 
como amorosas aves de rapiña, 
devoremos al punto nuestro tiempo, 
en vez de perecer entre sus fauces. 
Envolvamos, pues, todas nuestras fuerzas, 
nuestra dulzura toda, en una esfera: 
nuestros placeres, bastos, adentremos 
por el portal de hierro de la vida. 
Si parar no podemos nuestro sol, 
al menos obliguémoslo a correr.








 Andrew Marvell (1621- 1678)  Poeta, escritor satírico y parlamentario inglés. Amigo y ayudante de  John Milton. Revolucionario con su visión sobre el amor.

Lisa Moore, pianista australiana. 

miércoles, 13 de julio de 2011

All There Is to Know about Adolph Eichmann



EYES:.................................... Medium
HAIR:.................................... Medium
WEIGHT:.................................. Medium
HEIGHT:.................................. Medium
DISTINGUISHING FEATURES:................ None
NUMBER OF FINGERS:...................... Ten
NUMBER OF TOES:........................ Ten
INTELLIGENCE:............................ Medium
What did you expect?
Talons ?
Oversize incisors ?
Green saliva?
Madness ?

Leonard Cohen 


***********************************************************
Todo lo que hay que saber acerca de Adolph Eichmann





OJOS.............................................................................. Normales
PELO.............................................................................. Normal
PESO.............................................................................. Medio
ESTATURA..................................................................... Media
CARACTERÍSTICAS ESPECIALES.................................... Ninguna
NUMERO DE DEDOS........................................................ Diez
NUMERO DE DEDOS DE LOS PIES.................................... Diez
INTELIGENCIA.............................................................. Normal

¿Qué esperabas?

¿Espolones?

¿Enormes incisivos?

¿Saliva verde?

¿Locura?

荒城の月- The Moon over a Ruined Castle




1.
Haru Kōrō no Hana no En
春高楼の 花の宴
meguru Sakazuki, Kage sashite;
めぐる盃 かげさして
chiyo no Matsu-ga-E, wake ideshi,
千代の松が枝 わけいでし
Mukashi no hikari, ima izuko?
昔の光 いまいずこ

2.
Aki Jin'ei no, Shimo no iro,
秋陣営の 霜の色
nakiyuku Kari no, Kazu misete;
鳴き行く雁の 数見せて
u'uru Tsurugi ni, terisoishi,
植うる剣に 照りそいし
mukashi no Hikari, ima izu ko?
昔の光 いまいずこ
3.
ima Kōjō no Yowa no Tsuki
今荒城の 夜半の月
kawaranu Hikari ta-ga-tame zo
かわらぬ光 誰がためぞ
Kaki ni nokoru wa tada Katsura
垣に残るは ただかつら
Matsu ni utau wa tada Arashi
松に歌うは ただ嵐
4.
Tenjō Kage wa kawaranedo
天井影は かわらねど
Eiko wa utsuru Yo no Sugata
栄枯は移る 世の姿
Utsusan tote ka ima mo nao
写さんとてか 今もなお
Aa kōjō no Yowa no Tsuki
ああ荒城の 夜半の月


1.

In spring, at the tall tower, the blossom[-watching] carousel, 
The rounds of drinking-cups, the shadow's cast
Parting the millenial pine-bough, [the moon is] arising, 
But where is gone the light of the past?
2.
Autumn, at the [soldiers'] camp the frosty hue, 
The gander gaggling by, they show up in numbers
On the planted swords it used to shine, 
But where is gone the light of the past?
3.
Now the castle ruin's nightfallen moon
Unchanging light, for whom might it be?
Remaining on the hedge are only vines, 
Singing on the pine only the winds.
4.
The ceiling shadow may be unchanged, but
The rise and fall transpire, the guise of this world
Do you persist in showing this, even onto now?
Oh, the castle ruin's nightfallen moon.




Doi Bansui -Taki Rentaro


   


Scorpions:



ebru berker:


sábado, 9 de julio de 2011

Facundo, Mercedes: Voces de la independencia





9 de Julio. Mañana helada de Independencia.

La lección aprendida en el manual del alumno bonaerense quedó archivada junto a Caperucita roja y Juan sin miedo. Las mentes son así.
Caminar este suelo no es fácil; lleves o no, banderas en tus manos.   

  

"El argentino tiene una mentalidad de huésped de hotel, el hotel es el país y el argentino es un pasajero que no se  mete con los otros. Si los administradores administran mal, si  roban  y  hacen  asientos  falsos  en  los  libros  de contabilidad  es asunto del dueño del hotel, no de los pasajeros a quienes en otro sitio los espera su futura casa propia, ahora en construcción. (...) Quizás algún día los argentinos nos convenzamos de que este hotel de tránsito es nuestro único hogar y que no hay ninguna Argentina «visible o invisible» esperándonos en ninguna otra parte."
MARCO DENEVI

"Olvidadizo de que ya lo era, quise también ser argentino."
JORGE LUIS BORGES


“¿Fuimos alguna vez argentinos? Y, de ser así, ¿cuándo dejamos de serlo? ¿Fue Argentina una Nación, o hemos sido los argentinos, al decir de Marco Denevi, tan sólo "huéspedes de hotel"?¿Fue alguna vez nuestro este país? Y si fue nuestro, ¿quiénes somos nosotros? ¿Qué cosas me argentinan con los pescadores de península Valdés, un viajante de Santa Fe o una maestra de Formosa? ¿Argentinados en qué? ¿En qué lugar de nuestra historia duelen los muertos de la Independencia? ¿Dónde los de antes y  después? ¿Dónde los que murieron afuera, solos, expulsados por el espanto de la misma sangre? ¿Hijos de qué sueño somos?”  

Hotel Argentina, del libro ADN de Jorge Lanata

La voz de Mercedes Sosa cumple un año más en los oídos del mundo. Independizada  del cuerpo que la  trasladaba, es puro soplo de libertad.






P.D: Entre las últimas noticias aparece la muerte, siempre desnuda.
Alguien mató, en Guatemala, a FACUNDO CABRAL.  Otra voz que seguirá viviendo.  


“Cuando me fui de mi casa, niño aún, mi madre me acompañó a la estación, y cuando subí al tren me dijo: Este es el segundo y último regalo que puedo hacerte, el primero fue darte la vida, el segundo la libertad para vivirla.” Facundo Cabral.


viernes, 8 de julio de 2011

La letra chica...



Mi mejor amigo-el de toda la infancia- se pegó un tiro hace no muchos años en un banco de la plaza Moreno, la más importante de mi ciudad. Fue a la noche, pero cada vez que lo pienso, lo pienso a la nochecita. Y corrijo también tiro y pongo tirito en la cabeza. No es raro: cada vez que pienso en mi mejor amigo, Jorge, escribo noche y tiro en diminutivo. Es que el suicidio es la letra chica del contrato con la vida.
Casi nadie lee esa letra, a casi nadie le gusta y son más los que la evitan que los que se enfrentan a ella. Sin embargo, existe. Es letra latente en cualquier caligrafía. Para Camus, el problema central de la filosofía- el que aún no había resuelto- es precisamente el del suicidio. Sigue siéndolo. Lo remarca en  El mito de Sísifo (1942) cuando abre el ensayo diciendo: No hay más que un problema filosófico verdaderamente serio: el suicidio” (…)
Lo que narra el mito: Sísifo hizo enojar a los dioses por su impertinente astucia y fue condenado por éstos a la ceguera y a la eterna tarea de cargar con una roca enorme hasta lo alto de la montaña para luego dejarla caer, descender, y volverla a cargar hasta el fin de los tiempos, sin solución de continuidad. La inversión del mito en el suicida muestra otra cosa: arrojar la roca es liberación. Por decisión propia se desprende de ella para jamás volver a subirla. Fin del castigo. ¿Fin?

Suicidio, 5 de octubre, 2007 ( A J.C.P. y a Soledad Franco)
POSTED BY,  GABRIEL BÁÑEZ

******************************************************************************

* No hay tregua: es extrañar y seguir escribiendo.