viernes, 29 de abril de 2016

Ruzica si bila: Goran Bregovic

 photo goran20013.jpg


Por breves instantes no hubo nada más que una  melodía  acariciando el corazón.

Todos conservamos el recuerdo de una rosa.





Goran Brevogic, Buenos Aires, 27 de abril de 2016. 

sábado, 23 de abril de 2016

Motivos

 photo dc7cbcff-2220-4dcb-a154-c96a03a2d045.jpg


"Yo escribía para que ella me quisiera más" Fernando Savater

Abril sigue dibujando una lluvia monótona sobre el pentagrama. Manchas de humedad allí donde arrinconamos momentos pasados. Hongos en lugar de jazmines y la caradurez de la luna llena asomando, fugaz,  entre montañas púrpuras.

Ubico al monstruito junto a  los hongos para tomarle una fotografía. Él y yo, frente a frente,  como garantía de existencia. 
 
Pero él se va. ¿Cómo saber si todavía estoy?

Hago un esfuerzo y me cuento entre mis cosas hasta un poco antes del amanecer,  después me duermo pensando en ese otro mundo en el cual no vivo.


Quizá un día, finalmente, despierte lejos de mí. Sin esta lluvia, sin estos hongos, sin estos monstruos  y convertida en la melodía que siempre quise representar porque, yo también, escribo para que me quieran más.

viernes, 15 de abril de 2016

 photo visitas.jpg



Haec, inquit, ego non multis, sed tibi…

Solo una araña melancólica interpelándome  a través de una confusa y laboriosa tela:
-Y si ese jardín de la niñez no hubiese tenido un pequeño jazmín cada verano...Y si ese tren no hubiese llegado vacío a la estación…Y si  alguien hubiese contestado el teléfono…Y si no te hubieses obligado a sonreír ante cada cachetazo del destino, ¿Serías capaz de escucharme?
Balbuceo.
Insiste y redobla su dosis de veneno.
-¿Buscaste esta soledad?
Yo, que aprendí a interpretar los signos de la cobardía tallados en las proas que navegan a millones de años luz y, también, los fabulosos silencios, le contesto: 
-¿Qué soledad? Mis acompañantes jamás se anuncian con campanadas; Entran, invaden, huyen o se acomodan en algún rincón, para siempre. Soy como el viejo piano llovido y llorado por Chopin esperando la oportunidad para resucitar una balada. Y vos, una compañía más.


domingo, 10 de abril de 2016

Paradiso

taxes photo mossack.jpg
Because taxes are for poor people




Beatrice luce un par de Louboutines blancos. Tacones de  doce centímetros que apenas replican en las escaleras de mármol. Dante la acompaña dos escalones más abajo. Huele a orquídeas negras con notas de euros.
Paraísos fiscales. Cuando las estrellas fijas solo les importan a los pobres soñadores.
Dinero privado y dinero público: todos los billetes en los mismos canastos de la lavandería global.
Mientras tanto, en el infierno terrestre, te cobran impuestos con el hambre de tu madre, el dengue de tu amigo, un misil en el hospital público. Pagas los impuestos comprando pan y leche o tratando de rescatar el cadáver de un niño ahogado en la playa.  
El efecto mariposa es este polvillo de miseria cada vez menos selectiva que cae sobre nuestras cabezas mientras los intocables suben a sus helicópteros en la cima del  Burj Al-Arab.
¿Cuántos “papers” más soportaremos los infernícolas, mansamente?  


#Everywherepapers 

viernes, 1 de abril de 2016

Piadosa

 photo Niebla.jpg


Y llega la niebla
respirando piedad
 sobre mi cuello.
Esa piedad que pretende
cubrirlo todo
para que la vida
sea una cama caliente
la cena de navidad
un par de anteojos de sol.

Esa piedad
que la niebla escupe
en mi rostro
queriendo desdibujar
un mapa trazado con sangre de niño

La observo extenderse
más allá de mi ventana
quizá  hasta tu propia mente
tornando borrosas  
las viejas voces
que te juraban amor.  

La piedad de la niebla
desea esconder
entre tantas curvas grises
el dolor de los brillantes perdidos.

Querida niebla: No pierdas el tiempo

 No lo intentes conmigo.